Nuestras vidas están marcadas por hitos, es decir, momentos trascendentales que nos muestran el paso del tiempo. Los primeros pasitos, cuando decimos “mamá” o “papá” por primera vez, la caída de los dientes de leche y, tiempo después, egresar de cuarto medio y obtener un título profesional son sólo algunos. Si bien muchas personas no pondrían en la lista de los grandes hitos de la vida pasar de segundo a tercero básico, en nuestro colegio tenemos el privilegio de que ese proceso se transforme en algo mágico y especial, gracias a la actividad del “overnight” y otras iniciativas, como la ceremonia de traspaso.

La larga y ansiosa espera de todo el año termina con una jornada llena de diversión, pero también de simbolismo, ya que, de alguna manera, al dejar el Infant School, ya no son tan pequeños como los vemos los padres. Para muchos de nuestros hijos era la primera vez que estaban participando de competencias y bailes de noche, de una fogata con sus amigos para luego dormir en carpa, cosas reservadas a los niños “grandes”. En mi caso, era primera vez que mi hija pernoctaba fuera de casa. Así, como mamá, siento que algo de la niñez de mi hijita se ha quedado en el Infant, pero también creo que, a su vez, se lleva del Infant muchos tesoros de niña grande, a su nueva etapa escolar.

Después de una Ceremonia del Fuego donde descubren que hay una luz en ellos que ha de brillar siempre, al pasar la noche en el colegio con sus compañeros sin su familia, vino un amanecer radiante lleno de sol, donde de a poco comenzaron a llegar los papás a encontrarse con sus hijos… Ese abrazo de reencuentro ya no era el mismo de antes, mi hija era un poco diferente… ¡había vivido su “overnight”! De vuelta a casa, teníamos ambas cansancio y ganas de conversar, pero nos fuimos en silencio… Era una nostalgia feliz de lo vivido por ella, pero también por los nervios y la espera nocturna nuestra como papás. Se había creado el hito en la vida de ella, pero también nacía en la vida de toda la familia.

He contado esta experiencia a personas de otros colegios, a familiares y conocidos, y todos sienten gran admiración por lo que se hace en el “overnight”: el amor puesto por los profesores y directivos, el empuje de los papás para que el más mínimo detalle salga bien, la alegría y buen comportamiento de los niños. Es algo que no se hace en ninguna parte: el tesoro es sólo nuestro. Gracias a todos por hacer de esta instancia un recuerdo imborrable.

Carla Arce Ilabaca

Apoderada de 2°C 2018

Más noticias

Final Torneo de Debates...

El Proyecto Explora RM Sur Oriente finaliza el Torneo de Debates Escolares en Ciencias y...

Olimpiada de Química UMCE...

Olimpiada de Química UMCE 2022 El día hoy con mucho orgullo y felicidad destacamos a...

Simulacro de Incendios

Simulacro de Incendios El día de ayer tuvimos nuestro 3er simulacro de incendios del...

Concurso Regional de Ciencias...

II Concurso Regional de Ciencias: Virtual Scientist del Liceo Panamericano Con mucho...

Seleccionado Nacional...

Seleccionado Nacional de Natación Hace unas semanas llegó nuestro estudiante Ignacio...

Selección de Básquetbol...

¡Selección de Básquetbol Femenino! 🏀 Nuestra selección femenina de...